Oferta de duración limitada: consigue botes GRATIS con nuestros paquetes exclusivos

Inicio > El proceso de extracción del CBD

El proceso de extracción del CBD

Proceso de extracción de cbd

El cannabidiol, o CBD, es uno de los tres ingredientes principales presentes en el cannabis. Tras la publicación de recientes estudios en los que se demuestran sus aplicaciones potenciales, el aceite de CBD ha pasado a ser el centro de atención.

El CBD de alta calidad se extrae a partir del cáñamo industrial y presenta la cantidad justa de THC, por lo que no tiene efectos psicóticos. La extracción del CBD del cáñamo se puede realizar mediante numerosas técnicas diferentes. En general, la extracción a partir del cáñamo es la más sencilla, ya que la planta solo contiene CBD. Además, el manejo del equipo necesario no es complejo.

Dado que se precisan una importante cantidad de tallos de cáñamo para producir aceite de cáñamo, la probabilidad de contaminación de toxinas presentes en la planta es mayor. Esto se debe a que el cáñamo posee una alta capacidad bioacumuladora que hace que pueda absorber las toxinas del suelo en el que crece. El principal problema es que muchos aceites de cáñamo carecen del espectro completo de los terpenos, así como de otros cannabinoides que actúan de forma sinérgica con el CBD. Esto significa, simple y llanamente, que los consumidores obtendrán menos beneficios del aceite de espectro completo. Dicho esto, no obstante, algunas marcas llevan a cabo rigurosas pruebas para garantizar que el contenido de CBD, terpenos y otros cannabinoides sean los adecuados.

Sarah’s Blessing va más allá y, además, proporciona un certificado de análisis que muestra los compuestos presentes en el aceite de cáñamo, así como su nivel de concentración. Durante el proceso de extracción, se utiliza un disolvente que permite extraer el aceite del tallo del cáñamo. En el ámbito comercial, se emplea un gran número de disolventes, cada uno de los cuales presenta sus propias ventajas e inconvenientes.

Normalmente, se requiere un disolvente para el proceso de extracción. Entre los disolventes más habituales se encuentran el aceite de oliva, el CO2 y otros disolventes líquidos. En Sarah’s Blessing, nos afanamos en mantener la calidad del CBD que extraemos. Con esto en mente, solo utilizamos las mejores técnicas de extracción y plantas de alta calidad.

Si quieres conocer más detalladamente los métodos de extracción de CBD a partir del cáñamo, te animamos a que sigas leyendo.

Extracción de CBD con CO2

La extracción de CBD con CO2 es un proceso muy delicado. Sin embargo, es el más eficiente, así como el más seguro; también es el más costoso. Nuestros expertos, profesionales con una dilatada experiencia y formación específica, emplean equipos de vanguardia de alta tecnología en este proceso, el cual consiste en cambiar la fase del CO2 variando la temperatura y la presión.

El CO2 se comprime y enfría a 6,9 MPa para su almacenamiento. Cuando este gas se comprime en estas condiciones extremas, se vuelve supercrítico, es decir, cuando el CO2 se somete a esta presión, pasa a estado líquido. Por lo tanto, cuando el CO2 se comprime, está simultáneamente en estado líquido y gaseoso. El siguiente paso consiste en calentar el CO2 y pasarlo a través del cáñamo mediante un dispositivo conocido como extractor de circuito cerrado. Como su propio nombre indica, este dispositivo permite extraer el aceite. El control preciso de la temperatura y la presión garantiza la integridad de los nutrientes del cáñamo.

Una vez finalizado todo el proceso, obtenemos un CBD de alta calidad, que es, en esencia, la forma más pura disponible del extracto. Este es transparente con una ligera tonalidad ámbar claro. Este CBD de espectro completo se almacena en contenedores opacos que evitan que la luz y el calor alteren la concentración de los compuestos químicos presentes en los extractos. Nuestros expertos siguen empleando el mismo proceso para estudiar el resto de sustancias químicas del cáñamo y sus efectos beneficiosos en el organismo.

El único proceso de extracción que usamos en Sarah’s Blessing es la extracción con CO2. De esta forma, nuestros clientes disfrutarán de la máxima calidad de los productos del aceite de cáñamo.

Extracción con aceite de oliva o con etanol

Según la Administración de medicamentos y alimentos estadounidense, el etanol es un disolvente seguro. Cuando su concentración es de 16.000 ppm, se considera apto para el consumo humano. El etanol es un disolvente de uso general de buena calidad que está presente en muchos productos de uso diario. También se usa como conservante en numerosos comestibles y es un ingrediente habitual en los productos cosméticos. Además, se puede mezclar con agua, por lo que es un disolvente adecuado para la extracción de cáñamo. A modo de resumen, estos son los aspectos más relevantes de la extracción con etanol:

  1. El etanol es apto para la extracción de CBD de espectro completo a partir del cáñamo.
  2. A pesar de sus numerosos beneficios, la extracción con etanol presenta potenciales inconvenientes.
  3. Al ser soluble en agua, disuelve fácilmente la clorofila, por lo que el producto resultante tendrá un sabor amargo a hierba.
  4. La clorofila se puede extraer de forma sencilla, pero requerirá un proceso adicional que conllevará mayores costes, lo cual aumentará el coste de producción.
  5. Por otra parte, se ha descubierto que, al eliminar la clorofila del CBD extraído, se reduce también la potencia del CBD. Por ello, evitamos usar esta técnica, puesto que, de este modo, podemos garantizar el CBD con la mayor potencia y de la mejor calidad a nuestros clientes.

Normalmente, se prefiere utilizar la extracción con aceite de oliva, en lugar de con etanol. Este proceso es bastante sencillo: el aceite se calienta a 93°C y, a continuación, el extracto se filtra a partir de la planta. El único problema que presenta el extracto resultante, sin embargo, es que no se puede filtrar, por lo que las hojas son menos potentes y, para obtener los máximos beneficios, es necesario aumentar la dosis.

Extracción con butano o con hexano

Este método de extracción también se conoce como el método de Rick Simpson. A raíz de un accidente laboral, Rick padecía tinnitus y vértigos, y el tratamiento que recibía no era muy eficaz. Tras ver un documental sobre los beneficios del CBD, pidió a sus médicos incorporarlo en su tratamiento, pero se negaron. Harto de su enfermedad, se decidió a extraer CBD por su cuenta y, al consumirlo, notó que su estado de salud mejoraba.

En el proceso de extracción, Rick empleaba los siguientes hidrocarburos:

  1. Butano
  2. Hexano
  3. Pentano
  4. Propano
  5. Acetona

Por lo general, el punto de ebullición de los hidrocarburos es bajo y se puede purgar durante la extracción. Con este proceso de extracción, solo se consigue la forma más pura del aceite de CBD. Sin embargo, a pesar de ser económico y sencillo, resulta bastante peligroso, ya que se pueden producir incendios o incluso explosiones. Además, durante la extracción, se generan vapores inflamables.

¿El mejor CBD? En Sarah’s Blessing

En Sarah’s Blessing, el único método de extracción que empleamos es la extracción por CO2 por ser la más natural y fiable. Además, este método nos permite extraer exclusivamente aceite de CBD puro, el cual se almacena con suma precaución para que nuestros clientes obtengan el mejor resultado.

Una vez finalizado el proceso de extracción, nuestros expertos prueban los extractos para garantizar su máxima potencia, pureza y eficacia. Gracias a nuestra dilatada experiencia en el sector, sabemos de primera mano cómo obtener el CBD de la mejor calidad.

Únicamente trabajamos con cáñamo de cultivo propio. Nuestros profesionales expertos emplean exclusivamente las técnicas más óptimas de cultivo para asegurar que el cáñamo que recolectamos sea saludable. Asimismo, comprobamos el CBD y los nutrientes de la planta. Posteriormente, seleccionamos solo las mejores plantas para la extracción del aceite y descartamos el resto. Paralelamente, y para conseguir la máxima calidad, ultimamos convenientemente las condiciones en el departamento de extracción. De cara a garantizar la profesionalidad, nuestros expertos supervisan todo el proceso. En definitiva, los mejores extractos los tenemos en Sarah’s Blessing.

Sarah’s Blessing es una empresa participada y operada por:
Spring Life Ltd.
3rd Floor 86-90 Paul Street, London
England, EC2A 4NE

ATENCIÓN AL CLIENTE

  • sales@sarahsblessing-es.com
  • DE 8.00 A 17.00 H. (CET)

Copyright © . Todos los derechos reservados.